visitas totales

domingo, 17 de mayo de 2015

EL ELCHE SE DEJA LLEVAR Y ACABA PERDIENDO



 fuente ; marca

Iñaki Williams es el nuevo héroe del Athletic. El canterano culminó una remontada increíble de su equipo en Elche en el minuto 92 que deja a los de Valverde séptimos a falta de una jornada. Doce minutos mágicos en los que marcaron Aketxe, San José y el propio Williams para neutralizar el 'doblete' de Jonathas.

Viendo los primeros 45 minutos, cualquiera díría que era el Athletic el que se jugaba algo. Los de Valverde salieron con escasa intensidad y aún menor interés en escribir el guión del partido. Letras que fluyeron con sentido en el equipo de Escribá. Escritas con intención y trascendencia por Jonathas, futbolista que se rifarán un buen puñado de equipos a final de temporada.

El brasileño es un portento físico acompañado de más técnica de la que se le presupone. En un gesto de calidad combinó con Fayçal Fajr para plantarse ante Herrerín y definir por bajo. Finalizó con una suficiencia propia de los grandes delanteros. Esos a los que no le tiembla el pulso en el momento decisivo.

Justo al filo del descanso, el punta del Elche apareció de nuevo para asestar un golpe casi definitivo. Adrián sacó rápido una falta ante la anestesia general aplicada a la zaga del Athletic y Jonathas agradeció el servicio volviendo a batir a Herrerín en la salida.

Remontada en doce minutos
El Athletic carecía de argumentos y de frescura para poner en apuros a un Elche aplicado. Pero todo ese escenario se vino abajo en apenas doce minutos. En el 80' Aketxe aprovechó un servicio de Aduriz para recortar distancias y volver a meter al Athletic en el partido. Llegó entonces el ataque de orgullo y los 'leones' enseñaron las uñas. Siete minutos más tarde, San José aprovechó un rechace corto de la zaga ilicitana para soltar un latigazo y situar el empate en el Martínez Valero.

Con un Elche en estado de shock y un Athletic envalentonado, llegó el zarpazo de Williams en el último suspiro. Un balón peinado por Aduriz lo enganchó el canterano con una volea precisa que mandó directamente al equipo de Valverde a la séptima plaza. Esa que permite soñar con Europa. A base de orgullo, con corazón, con la fe que lleva al Athletic a hacer grandes cosas.