visitas totales

sábado, 21 de marzo de 2015

DERROTA DEL ELCHE ANTE EL VALENCIA



fuente: marca

Hablar de que el Valencia puede ganar la Liga es algo que está fuera de la realidad, pero que puede animar el campeonato y dar varias alegrías a su gente, es algo que entra dentro de toda lógica. Los chicos de Nuno no tienen obstáculos entre semana y se pueden permitir el lujo de centrar todos sus esfuerzos en el torneo de la regularidad. Así lo demostraron en Elche, donde ganaron, sin meter la quinta marcha, por 0-4 a los ilicitanos.

El equipo de Nuno tiene de todo para ser algo más que un rival que mira de lejos a Madrid o Barcelona. La plantilla es extensa, tiene gol en el ataque, calidad en la medular y una seguridad máxima entre la defensa y la portería. Los che tienen a la 'Guardia Real' delante de su portería y sólo necesitan que Alcácer, Negredo, André Gomes, Piatti, Feghouli, Parejo y compañía, casi nada, estén acertados. Parece que la teoría es bastante sencilla.

En el Martínez Valero, tras el final de Las Fallas, los valencianistas encendieron la traca, pero no fue para poner punto y final a la fiesta. Los de Escribá estuvieron cerca de aguantar hasta el descanso, pero terminaron pagando caro las facilidades en defensa. Lombán pudo salvar los muebles tras un error de Roco, pero el destino estaba más que escrito en el marcador. Apuntaba a goleada y así terminó.


La defensa che, imbatible
Jugar con Mustafi y Otamendi en la defensa permite jugar con una tranquilidad que pocos equipos de la Liga se lo pueden permitir. La medular valencianista es consciente que cualquier pérdida será arreglada por los centrales. Todo balón que les supere tiene un único final, los dominios del alemán y del argentino.


Así, con Piatti correteando por la izquierda y con Feghouli haciendo lo mismo por la derecha, llegó la finalización de André Gomes. Justo antes del descanso, cuando más duele. Centro del primero sobre el segundo y tras el rechace de Tyton, el luso no perdonó. El Elche se acabó a partir de entonces. Rodrígues y Jonathas lo habían intentado, pero se quedaron solos.

Tras la reanudación, Alcácer no tardó mucho en demostrar que por muchas molestias que tiene, su olfato goleador lo tiene intacto. Por la mañana, Del Bosque afirmó que todavía no estaba a tope el valencianista y horas después, el punta respondió con un gol. Cierto es, para no engañar, que casi todo el mérito lo tuvo André Gomes al poner un perfecto centro desde la derecha, pero el chicho allí estuvo. En el lugar adecuado y en el momento adecuado.


A los locales les pareció poco castigo lo que mostraba el marcador y Roco se empeñó en conseguir lo que Lombán había salvado minutos antes. Si un error suyo estuvo cerca de terminar en gol, en el segundo acto mandó el cuero al fondo de su portería. Totalmente solo, remató como si de un delantero centro se tratara un balón que llegó desde la izquierda.

El Valencia, animador de la Liga
Los minutos pasaban, el Valencia no quiso hacer más daño, pero el Elche no se conformaba. Otamendi tuvo tiempo para finiquitar una actuación soberbia y tras cumplir con creces en defensa, mandó a la red un centro desde la esquina. Nadie se atrevió a frenar al argentino. Gol de manual. Llegando desde atrás y cabeceando con potencia cerca de la escuadra.


Así terminó una fiesta que tiene al Valencia en tercera posición de la clasificación, a la afición che ilusionada con lo que pueda conseguir su equipo y al Elche fuera de los puestos de descenso pero sin margen para dormirse. Por suerte para los de Escribá, el derbi regional ya pasó. Es momento de mirar hacia adelante mientras sus vecinos lo hacen hacia el cielo.