visitas totales

sábado, 15 de febrero de 2014

OTRO EMPATE ANTES DEL BERNABEU



Coro rezará a partir de hoy cada noche porque al Elche no le falten dos puntos para salvarse. En un duelo igualado con muchas ocasiones falladas, quien marcara primero tenía muchas posibilidades de vencer. Así se le planteó a Coro un penalti que había forzado Del Moral. Pero el catalán lanzó a las nubes. El especialista Albacar estaba en el banquillo. Cosas de Escribá. El punto le sabe poco al Elche por ese penalti errado pero es justo reconocer que Toño había evitado que Osasuna se fuera con ventaja al descanso. Tres paradas de mérito, dos descomunales a Arribas y a Cejudo. Le costó arrancar pero por algo Falcao le recuerda como uno de los mejores porteros de todos los que se enfrentó en España. Fue tan protagonista que acabó lesionado.

El Elche salió tras el descanso decidido a agarrar el partido. Tuvo ramalazos de buen fútbol aunque, quitando el penalti, no demasiadas ocasiones claras.

Tablas. Aún después de fallar el penalti, el Elche siguió agitando el árbol mientras Osasuna seguía agazapado, como aturdido tras presenciar como la jugada del partido le había salido de cara. Sin embargo, tras la lesión de Toño todo se enfrió y ni siquiera hubo arreón final del Elche. El punto, al fin y al cabo, no era tan malo para nadie.

domingo, 9 de febrero de 2014

EMPATE Y A POR OSASUNA





El colombiano Humberto Osorio evitó la victoria del Elche, que acertó en sus dos primeras ocasiones, con dos goles en seis minutos. El empate vale poco a los locales que siguen en descenso y algo más a los de Escribá que mantienen las ventajas respecto al descenso, pero que pudieron llevarse la victoria. La lluvia y el mal estado del terreno de juego fueron un factor fundamental en el desarrollo del partido.

El Elche con muy poco se llevó la primera parte, con un gol de Coro, en el único disparo a portería de los dos equipos. Y es que entre el miedo a perder, el mal estado del terreno de juego y la falta de acierto, ni Valladolid, ni Elche fueron capaces de crear ocasiones de peligro. Los de Juan Ignacio recaían en viejos pecados, con falta de intensidad, como si guardaran fuerzas para la segunda parte. De esta manera, sin los hombres que ponen los balones parados (Albacar y Damián Suárez) el gol de Coro vino de un saque de banda mal defendido.

La línea de rechace blanquivioleta no tapó y el exjugador del Espanyol tuvo tiempo para controlar y colocar el balón donde quiso. El resto de los primeros 45 minutos fueron un quiero y no puedo vallisoletano que se estrellaba una y otra vez en la defensa ilicitana, que paraba bien a los atacantes locales, Manucho no conseguía bajar balones y el centro del campo de Escribá (Márquez y Rubén Pérez) ganaba la partida al trivote blanquivioleta.

El entrenador del Valladolid corrigió algunos errores en el descanso y eso hizo que el Valladolid mejorara mucho en la segunda parte, salió enrabietado y atacó con más sentido, con balones a Manucho en posición de mediapunta y sacando de su sitio a los centrales. Así en los primeros minutos de la reanudación, el angoleño marcó de cabeza, pero el tanto fue anulado por fuera de juego. Rossi ajustó el balón en una falta directa, Rukavina estrelló el balón en el larguero y Larsson remató franco, pero un defensa despejó. Las sensaciones parecían mejores para los blanquivioletas con mucho tiempo por delante.

Sin embargo, otro error defensivo a la salida de un córner castigó con contundencia a los locales. Pelegrín remató de cabeza, el balón quedó suelto en el área pequeña, donde Manu del Moral remachó. Parecía la sentencia en el minuto 65, pero no lo fue. Osorio entró en el minuto 68 y dos más tarde marcó el 1-2 tras recibir un pase de cabeza de Manucho. El colombiano agradeció al cielo su tanto y volvió a hacerlo seis minutos después para empatar el encuentro a la salida de un córner. Antes Del Moral podía haber sentenciado en un mano a mano con Mariño que sacó el portero gallego, al igual que un remate de cabeza de Botía, que también despejó el portero blanquivioleta.

El encuentro se volcó definitivamente hacia la portería de Toño, con el Valladolid metiendo en su portería a todo el Elche, jugando con 10 porque Jeffren se rompió en el minuto 79 y Juan Ignacio ya había hecho los tres cambios. Los pucelanos se sobrepusieron al cansancio de un terreno de juego impracticable por la lluvia y tuvieron dos ocasiones claras para ganar. Manucho cabeceó y el balón lo sacaron debajo del larguero los defensores ilicitanos y Osorio pudo hacer su triplete y ganar el partido, al rematar una falta en el descuento, pero no pudo dirigir bien el cabezazo.

De esta manera, el Valladolid y el Elche acabaron con una mezcla de sensaciones. Los pucelanos felices porque fueron perdiendo 0-2 y consiguieron empatar, aunque el punto no les saca de pobres, y el Elche, contento por puntuar a domicilio, pero tristes por desperdiciar su ventaja de dos goles.

domingo, 2 de febrero de 2014

TRIUNFO POR LA PERMANENCIA





Esteban, veterano en mil batallas, lo resumió al final del choque: era un duelo de detalles. Y así se resolvió. Un zapatazo de Javi Márquez que rebotó en Cristian Herrera y despistó al cancerbero del Almería y valió para resolver un partido que tuvo sabor a permanencia. Tuvo los ingredientes de esos duelos de final de temporada en que ambos saben que se juegan la vida. Por suerte para el Almería, aún queda mucho. Pero el Elche lo celebró como si fuera el final de Liga. Y razones tenían para ello. La zona caliente se vuelve a alejar para los franjiverdes.

Francisco demostró tener bien estudiado al Elche y, de entrada, le entregó el balón y ordenó a su equipo esperar atrás, bien ordenados, los contragolpes. Puro homenaje al Luis Aragonés pre-tiquitaca. Y los de Escribávolvieron a demostrar que les cuesta crear en ataque estático. Dominan la posesión con cierta sensación de tener la cosa controlada. Pero apenas ponen en apuros al rival.

Sin embargo, acaparando la posesión siempre caen algunos córnersy alguna faltita en las inmediaciones del área. Y ahí, el Elche guarda las pistolas de agua y saca la recortada. Los lanzamientos de Damián y Edu Albacar, que se alternan en la ejecución, exigen hasta el límite a las defensas. Y si encima, la del Almería tampoco es una virtuosa en defender esta faceta del juego, las ocasiones caen por su propio peso. Nada más comenzar, Manu del Moral rozó el balón a un metro de portería con Esteban batido, tras un servicio de Albacar. Impactar el balón con cualquier parte del cuerpo habría significado el gol. Luego, Lombán, libre de marca, cabeceó alto otro de Damián. Y a la siguiente, Albacar decidió ir por libre y a punto estuvo de sorprender a Esteban. Del Almería poco se sabía pero al borde del descanso a punto estuvo el balón de darlela razón a Francisco. Verzase encontró con un balón suelto, disparó desde fuera del área y un rechace estuvo a punto de despistara Toño, que reaccionó bien desde el suelo.

Tras el descanso, el Almería dio un pasito al frente y ahí, en un duelo algo mas de ida y vuelta, el Elche empezó a sentirsemás cómodo. Manu del Moral lo intentó con igual dosis de tesón que de desacierto pero fue Javi Márquez el que percutió varias veces hasta que dio en la diana. Con algo de suerte, un mal despeje de la zaga almeriense, le llegó al mediocentro que enganchó de primeras y el balón entró en la meta de Esteban tras dar en la bota de Cristian, que estaba en el suelo. Carambola clave para la permanencia.

Tras el gol, Francisco se la jugó con Helder Barbosa y Soriano y empezó a merodear el área de un inseguro Toño. Soriano no empujó a gol un tiro de Barbosa al creer que estaba en fuera de juego y Zongo, de cabeza, tampoco supo dirigirlaa las mallas. En los últimos minutos, todo se embarró, Damián acabó justamente expulsado y Teixeira añadió seis minutos debido a una jugada en la que acabaron tres franjiverdestocados. Triunfo del Elche, un triunfo que vale siete puntos de cara a la permanencia.