visitas totales

martes, 28 de enero de 2014

DESASTRE EN ANOETA




fuente: diario informacion

«Siempre lo intentaste. Siempre fallaste. No importa. Inténtalo otra vez. Falla de nuevo. Falla mejor». Una frase del dramaturgo irlandés Samuel Beckett que lleva tatuada en su antebrazo el tenistas suizo Stanislao Wawrinka ganador del Abierto de Australia 2014 y que el Elche ha hecho suya a lo largo de toda su historia cada vez que ha visitado San Sebastián en Primera División. Hasta ayer, catorce partidos como visitante del mítico Atocha y sólo dos empates. La historia se repitió en Anoeta. Ante el equipo de Jagoba Arrasate, otra derrota franjiverde y habrá que volverlo a intentar, aunque con mucho más brío.

El poderoso contragolpe del equipo vasco hizo trizas a un Elche facilón en defensa que ya en el minuto 11 de partido ya perdía por 2-0 ahogado por el agua que caía en Anoeta y por el fútbol de su rival. El Elche lo intentó con Coro nada más empezar, y Griezmann no perdonó ante Toño, ganando la espalda a Damián. Lo volvió a intentar Aarón, tras servicio de Edu Albacar, y, en la siguiente jugada, de nuevo Griezmann, sacaba los colores a Botía y Damián y de cabeza lograba el segundo.

El intercambio de golpes dejó K.O. a los franjiverde, que ya no volvieron a sacar la cabeza. Bajaron los brazos y pasaron a pensar en el Almería. Menos mal que Iglesias Villanueva se compadeció de la parroquia ilicitana y anuló un gol legal a Agirretxe por un fuera de juego inexistente. El baño que le estaba dando la Real al Elche resultaba sonrojante. No sólo caía agua del cielo.

La meteorología nos permitió trasladarnos ayer al San Sebastián del siglo XX, a aquellas tardes de lluvia, barro, olor a hábano y lucha sobre el césped en el viejo Atocha. Con sus vetustas gradas, sus fondos sin asientos, abarrotados siempre hasta los topes, donde los jugadores se tenían que remangar y pelear para ganar un partido. Aquellos tiempos en Atocha, eran la verdadera esencia de este deporte, era fútbol en estado puro, era fútbol de verdad.

Ayer, con la misma agua, sobre un césped con un drenaje impresionante, el Elche se hundió en el fango de su fútbol sin muchas miras ante una Real Sociedad brillante que explotó su contragolpe sin ningún tipo de complejos.

Herrera en el hospital
El Elche quiso, pero no pudo con un once en el que Escribá apostó por el músculo, pero la velocidad del rival rompió todo en apenas once minutos. Carlos Sánchez y Manu del Moral ocuparon las vacantes de Javi Márquez y Cristian Herrera, que se quedaron en casa incubando un proceso gripal. Incluso el canario tuvo que visitar el hospital. Sin ellos sobre el campo, al equipo le faltó fútbol de mitad de campo para adelante. La Real Sociedad dejó huecos, pero al Elche le pesaban las botas para llegar al área de Bravo. Ni el barro de Atocha hizo tanto daño en su época a los Indio, Gómez Voglino, Llompart y compañía, que cada vez que llegaba a orillas de la Concha se hundían.

La segunda parte no varió la imagen de la primera. El Elche intentó capear el temporal, pero la Real Sociedad cada vez que apretaba el acelerador dejaba en evidencia a una defensa blanda. No parecía que existiera poder de reacción en el equipo ilicitano.

Con esos argumentos, no tardó en llegar el tercero del conjunto vasco. Carlos Vela cogió un balón en la zona de tres cuartos y se fue de todos los jugadores que se encontró a su alrededor y de un potente zurdazo superaba a Toño.

Con el 3-0 el equipo txuriurdin comenzó a pensar en otras batallas futbolísticas y el Elche se limitó a marear el balón, pero sin hacer daño a la hora de llegar al área rival. Un equipo no quiso hacer daño y, el otro, se mostró incapaz de hacer daño a nadie. Los dos querían que todo acabara lo antes posible. Mas que un partido de balompié parecía uno de pelota vasca. La Real se convirtió en un frontón en el que el balón rebotaba una y otra vez. Sólo Aarón demostraba su rebeldía y no quería bajar los brazos. Deseaban morir con honor, circunstancia que muchos de sus compañeros pasaron por alto.

Hasta la lluvia, toda una metáfora, dejó de caer en la Bella Easo. El baño futbolístico parecía que había tocado a su fin, pero con los cambios de Arrasate los menos habituales intentaron meterle otra marcha al encuentro y en un nuevo error, de la defensa franjiverde y de Toño, el delantero Griezmann hacía el cuarto.

En la recta final del duelo, el Elche tuvo dos ocasiones para hacer el gol del honor, pero el meta rival Bravo evitó un remate de cabeza de Boakye que parecía ir para adentro, mientras que Damián Suárez estrelló un balón en el larguero tras ejecutar una falta directa. Al final, 4-0. Mejor olvidar.

sábado, 18 de enero de 2014

GRAN VICTORIA ANTE EL RAYO





El Elche, que tuvo numerosas ocasiones para golear, sumó tres puntos clave (2-0) ante un rival por la permanencia como el Rayo Vallecano, que no remató a puerta durante todo un partido en el que jugó en inferioridad desde el minuto 17 por la expulsión de Baena.

El centrocampista del Rayo vio la roja directa al cometer un penalti muy protestado por su equipo y que llevó el 1-0 al marcador. Avanzado el segundo tiempo, llegó el segundo tanto local.

El Elche arrancó el partido con un fútbol ofensivo y a los cuatro minutos Carles Gil robó un balón en la línea defensiva visitante para plantarse ante el portero rayista, que despejó con apuros el remate cruzado del jugador valenciano.

El Rayo replicó dos minutos después con un contragolpe llevado por Castillo que despejó Lombán. El Elche presionaba muy arriba para intentar que el conjunto madrileño no saliera con el balón controlado y estuviera incómodo.

El partido se puso de cara para los de Fran Escribá en el minuto 17 con el penalti a Corominas, que transformó Edu Albacar y que lastró al Rayo, al que le quedaban por delante 73 minutos en inferioridad numérica.

El Rayo Vallecano, pese a jugar con uno menos, buscó la portería contraria para nivelar el marcador, pero los jugadores locales nunca pasaron por situaciones de verdadero peligro y salían al contragolpe con peligro.

La misma dinámica de partido se vivió tras el descanso y en tan sólo tres minutos, del 60 al 62, Aarón Ñíguez, Corominas y Damián Suárez tuvieron ocasiones para incrementar la ventaja de los ilicitanos, pero Rubén, con varias buenas acciones, abortó todas las oportunidades locales.

Manu del Moral, en el primer balón que tocó, pudo marcar en el 71, pero su remate, tras una pared con Carles Gil, rozó el poste derecho de Rubén. Javi Márquez, en el 78, marcó el segundo gol de su equipo con un remate raso y cruzado al que no llegó el meta visitante.

Los últimos minutos del partido fueron un monólogo de los ilicitanos, que pudieron golear de no haber sido por el portero visitante, Rubén, el mejor de su equipo.

Al Elche sólo le faltó redondear el encuentro con un tercer tanto que le habría servido para igualar la diferencia particular de goles con el equipo madrileño, que en la primera vuelta le había goleado en Vallecas por 3-0.


- Ficha técnica:
2 - Elche: Toño, Damián, Botía, Lombán, Edu Albacar, Carles Gil, Rubén Pérez (Carlos Sánchez, m.81), Javi Márquez, Aarón (Manu del Moral, m.68), Coro y Cristian Herrera (Boakye, m.75).

0 - Rayo Vallecano: Rubén, Tito, Gálvez, Saúl, Nacho (Adrián, m.29), Baena, Trashorras, Lass, Bueno, Jonathan Viera (Embarba, m.76) y Castillo (Larrivey, m.68).

Goles: 1-0, m.18: Edu Albacar, de penalti. 2-0, m.78: Javi Márquez.

Árbitro: Pérez Montero (Comité andaluz). Amonestó a los locales Edu Albacar y Javi Márquez y a los visitantes Gálvez y Adrián. Expulsó con roja directa, en el minuto 17, a Baena, del Rayo Vallecano.

Incidencias: partido disputado en el estadio Martínez Valero ante 21.115 espectadores. Terreno de juego en buenas condiciones y rápido por la lluvia caída. En los prolegómenos del encuentro se homenajeó al ex ugador del Elche Pedro Vicente 'Periquín'.

domingo, 12 de enero de 2014

OTRA VEZ SE ESCAPA LA VICTORIA




fuente: julian palomar d.informacion

Malditos últimos minutos. El Elche dejó escapar ayer ante el Sevilla dos puntos en el 88 cuando ya tenía los tres en el bolsillo. Lo mismo le ocurrió en los encuentros ante Real Madrid y Villarreal, aunque en aquellas ocasiones se terminó perdiendo ambos duelos cuando se tenía un empate. Ojalá que al final de Liga esos puntos no se echen en falta, pero de momento se acaba la primera vuelta con 18 y a dos de la zona de descenso. Es para estar satisfecho más si tenemos en cuenta que Escribá tiene claro que en el segundo «round» liguero el equipo va a estar mejor.
A la salida de un córner, nadie fue a la marca de Reyes, la mayoría se preocupó de defender, y el utrerano puso un balón sobre Carriço, que, de cabeza y rozando el fuera de juego, batió a Toño. Después de que Cristian Herrera fuera capaz de adelantar al Elche en el 82, vino el mazazo final. Del posible triunfo al empate se pasó en apenas seis minutos y ahí estuvo resumido un partido muy táctico entre dos equipos necesitados de puntos para objetivos diferentes.
Sobre el papel, si nos fijamos en lo acontecido a lo largo de todo el partido, el empate puede considerarse justo porque el Sevilla tuvo en las botas de Bacca tres ocasiones muy claras de marcar, pero no supo aprovecharlas. Los ilicitanos a base de orden y trabajo lograron llegar a la recta final del duelo con el empate y mereció al final un punto por su entrega.
Los ilicitanos volvieron a ser un equipo intenso, que sabe lo que hacer en cada momento y que minimiza a un rival de la categoría del Sevilla. Se defendió bien, pero se volvió a estar espeso cuando se llega al área rival.
El Elche supo anular muchas de las virtudes que había mostrado el equipo andaluz en los últimos encuentros y cuando pudo, con sus armas, trató de hacer daño en el área rival. Incluso tuvo el partido de su lado con la diana del canterano Cristian Herrera, como sucedió ante el Valencia, aunque en esta ocasión, un nuevo centro de banda terminó con el balón dentro de la portería de Toño.
Fran Escribá apostó inicialmente por un doble pivote con más calidad y puso junto a Rubén Pérez a Javi Márquez, dejando en el banco a Carlos Sánchez. Eso supuso que el Elche tuviera más control de balón que en otros partidos, aunque en la primera parte le costó mucho llegar al área de Beto. Prescindió de músculo y apostó por tener un mejor contacto con el esférico.
Comenzó dubitativo el conjunto franjiverde ante un Sevilla muy presionante que dificultó mucho la salida de balón. Poco a poco ese agobio hispalense fue desapareciendo y el Elche llegó al descanso con el partido equilibrado y con la sensación de que podía hacer daño al rival. Se estuvo bien en el orden y muy seguro en defensa, pero faltó llegada.
El primer período resultó muy táctico, la presión de ambos equipos sólo fueron capaces de superarlas Rubén Pérez en los locales y Rakitic en los visitantes, aunque también es cierto que las dos oportunidades más claras de marcar las tuvieron los pupilos de Unai Emery. Sobre todo, el mano a mano que tuvo Bacca delante de Toño, tras una gran jugada de Rakitic y Reyes, que no supo resolver el colombiano y lanzó el balón fuera. El meta ilicitano tapó bien.
Tras el descanso, el Elche pareció meterle una marcha más al equipo, Javi Márquez asumió galones en la medular y parecía que el Elche podía llevarse el partido.
De todas formas, Bacca dispuso de nuevo de tres ocasiones claras de marcar, pero a pesar de ello no se bajaron los brazos.
Unai Emery decidió quitar a Bacca y dar entrada Gameiro, pero Escribá no se quedó dormido y apostó por colocar en el campo a Fidel y Cristian Herrera. El onubense y el canario fueron los protagonistas del gol del Elche junto a Boakye. El ghanés luchó un balón en el área hispalense y se lo dejó a Fidel. El extremo lo puso sobre el área, y allí, el punta del filial volvió a mostrar su calidad dentro del área. Su remate de cabeza se fue dentro de la portería. Escribá trató de cerrar el partido y sacó al campo a Rivera con ese cometido. Todo parecía controlado hasta que en el minuto 88, a la salida de un córner, Rakitic y Reyes se aprovecharon de un despiste franjiverde y Carriço de cabeza puso el empate. Resultó un duro golpe para la parroquia franjiverde semejante varapalo, pero al menos quedó en evidencia que este equipo tenía argumentos futbolísticos que quedaron en el baúl del olvido en los últimos duelos.

domingo, 5 de enero de 2014

EL BARCELONA NO DA UN RESPIRO




El Barcelona llegará como líder al Calderón en unos de los choques clásicos de la liga española. Ese era el objetivo que el conjunto azulgrana se había marcado para el primer partido del año y lo cumplió con creces (4-0), con un triplete de Alexis y otro gol de Pedro, ante un bienintencionado Elche que se lo puso muy fácil desde el principio.

Ni una patada a destiempo dio el equipo de Fran Escribá, y a excepción de dos acciones, una de Botía y otra de Rubén Pérez sancionadas con las dos únicas amarillas de su equipo. El Elche no mostró atisbo de juego subterráneo para frenar la ofensiva del conjunto azulgrana, que tuvo una tarde plácida pese a no contar hoy en el once con Messi, Neymar, Sergio Busquets y Dani Alves, cuatro piezas básicas en su esquema de juego.

Alexis abrió pronto 'la lata' al rematar a bocajarro, en posición dudosa, un centro de Jordi Alba por la izquierda. Y, aunque al cuarto de hora, un zurdazo de Boakye se estrellaba en el palo de la meta defendida por Valdés, en la jugada siguiente, Pedro recogería una asistencia al espacio de Cesc para sortear la salida de Toño y marcar a placer el segundo.

El punta canario del Barça sigue en un momento dulce. Y esta tarde fue una pesadilla para la defensa del Elche, sobre todo en la primera mitad. Eléctrico, rápido, incisivo... le faltó solo el demoledor acierto que Alexis tuvo hoy de cara a puerta.

Uno de los dos probablemente se quede fuera del once ante el Atlético el próximo sábado, si Messi y Neymar vuelven. Pero ambos parecieron hoy empeñados en ponérselo difícil, muy difícil, al 'Tata' Martino.

El Barcelona, con las líneas muy juntas, recuperaba rápido, casi siempre muy cerca de la meta defendida por Toño, y encontraba autopistas por las que Iniesta y Cesc, a quienes el Elche dejaba maniobrar a su antojo, filtraban una y otra vez pases envenenados al tinerfeño y el tocopillano. Ahí encontró el Barça un filón y el conjunto ilicitano no supo como frenar la sangría.

Tampoco en la segunda parte, que no pudo empezar peor para los visitantes. Sapunaru cometió un claro penalti sobre Cesc a los dos minutos de la reanudación pero Xavi, sorprendentemente envió el balón fuera en la ejecución de la pena máxima.

Sin embargo, no dio la sensación de que el Barça hubiera malogrado una clara oportunidad de sentenciar el partido, porque el choque parecía estar finiquitado desde hacía muchos minutos.

No le pareció así a Escribá, quien sentó a Fidel y metió a Manu del Moral para que echara una mano a un desasistido Boakye, en un último intento de no darle la espalda al choque. Aun faltaba media hora, pero aun con más pólvora arriba, el Elche ni se acercó a las inmediaciones de Valdés.

El Barça, en cambio, tuvo una clara de Pedro, que ya no volvería a marcar pero asistió a Alexis en el tercero. El chileno, de nuevo en posición dudosa, volvió a desempeñar a la perfección el papel de '9' matador y redondearía su gran tarde con un golazo de falta, antes de ser sustituido por Tello y recibir la ovación del Camp Nou.

En los últimos minutos, el árbitro no señaló dos posibles penaltis a Iniesta y a Neymar, que salió en la recta final, y el Barcelona acabó jugando con diez cuando, con los tres cambios agotados, Bartra se retiró del campo con molestias musculares.

- Ficha técnica:

4 - Barcelona: Valdés; Montoya, Piqué, Bartra, Jordi Alba, Song, Xavi (Sergi Roberto, min.65), Iniesta, Alexis (Tello, min.74), Cesc y Pedro (Neymar, min.81).

0 - Elche: Toño; Sapunaru (Mantecón, min.80), Botía, Lombán, Albacar, Carlos Sánchez (Javi Márquez, min.66), Rubén Pérez, Aarón Ñíguez, Carles Gil, Fidel (Manu del Moral, min.61) y Boakye.

Goles: 1-0: Alexis, min.7. 2-0: Pedro, min.16. 3-0: Alexis, min.63. 4-0: Alexis, min.69

Árbitro: Fernández Borbalán (Comité andaluz). Mostró tarjeta amarilla a Botía (min,68), Jordi Alba (min.72), Cesc (min.73) y Rubén Pérez (min.86).

Incidencias: Partido de la decimoctava jornada de la Liga BBVA disputado en el Camp Nou ante 64.031 espectadores. Antes del inicio del encuentro, se guardó un minuto de silencio por el exjugador del Barcelona Josep Seguer, defensa del mítico equipo de las 'Cinco Copas' fallecido el pasado miércoles con 90 años.

fuente : efe