visitas totales

domingo, 29 de septiembre de 2013

TRABAJADO TRIUNFO






El Celta monopolizó el esférico durante buena parte del choque, colgó balones en el área rival desde ambas bandas y finalmente, terminó viendo como el Elche se llevaba los tres puntos gracias a su acierto ante la meta rival. Los ilicitanos estuvieron ordenados atrás y efectivos en ataque para lograr la primera victoria de la temporada por la mínima.

Oubiña y Álex López monopolizaron el centro del campo en todo momento pero finalmente, fue Javi Márquez el que se mereció salir a hombros del Balaídos gracias a su tanto, a la destrucción constante del juego del rival y al hecho de que se multiplicó a lo largo del choque para llegar a ambas áreas con criterio e inteligencia.

El Celta abusó del juego por las bandas sin acierto
Tras unos primeros minutos en los que Manu del Moral obligó a que Yoel hiciera su intervención espectacular de cada partido, los ilicitanos se olvidaron de atacar. El Celta dio alas a sus laterales para que Toni y Hugo Mallo llegaran hasta la línea de fondo mientras que Nolito y Augusto no eran capaces de crear problemas sobre un inseguro Manu Herrera que se salvó en varias ocasiones gracias a Lombán.

Los celestes se empeñaron en abrir el campo y buscar la cabeza de Charles, pero los balones que colgaron, sobre todo Toni, eran sin potencia y con toda la ventaja para el meta visitante.

El segundo acto no cambió demasiado en guión, pero el paso de los minutos hizo el que el Celta se relajara en exceso en defensa para suerte del Elche. Tras un córner botado por Toni que ni pudo rematar Goldar, los de Escriba, hoy en la grada por sanción, montaron un rápida contra que finiquitó Javi Márquez con un mano a mano con Yoel. El ex del Mallorca no perdonó, como si de un experimentado punta se tratase, definió y trajo los fantasmas a las gradas de Balaídos.

Buen partido de Lombán y Botía
Con la inferioridad en el marcador, Luis Enrique dio entrada a Krohn Dehli y Santi Mina. Ambos cambiaron la cara de su equipo y ayudaron en la circulación de balón y en la velocidad del juego. El danés jugó entre líneas constantemente y desajustó la zaga rival y el canterano marcó un gol que no subió al marcador debido a un grave error del colegiado. El remate del punta no fue en fuera de juego y el Elche vio como tras el error de Muñiz ante el Real Madrid, en esta ocasión los árbitros le beneficiaban.

Botía y Lombán secaron a Charles en todo momento y Rafinha sólo apareció en intermitentes acciones que no fueron dignas de destacar en los resémenes del choque. Los dos centrales permitieron que el tanto del Elche tuviera como consecuencia el mayor premio frente a un Celta que domina pero se precipita en los metros donde más calma debe se necesita.