visitas totales

domingo, 28 de abril de 2013

UN PUNTO MAS







El Elche y el Girona han empatado 0-0 en el martínez Valero, un marcador que ha supuesto que el conjunto catalán ceda al Alcorcón la segunda plaza de la clasificación, que facilita el ascenso directo a Primera, mientras que a los ilicitanos les permite mantener su ventaja en el liderato.

El Elche arrancó el partido con clara vocación atacante, mientras que el Girona salió reservón, dejando el balón y la iniciativa a los locales, que mandaban en el centro del campo y que, a los cinco minutos, ya habían tenido dos ocasiones de gol, ambas de Xumetra. Los ilicitanos, con más velocidad, vivían en la parcela visitante, donde los de Rubi se multiplicaban para abortar las incursiones de los locales, que, en ocasiones, llegaban más con el corazón que la cabeza, trenzando su juego, pero sin claridad para definir.

Edu Albacar tuvo una nueva ocasión para los ilicitanos, en el 38, cuando ejecutó una falta directa al borde del área que Dani Mallo atajó en la raya de gol y en el 40 Coro, solo ante el portero visitante, no llegó a rematar un centro, por la derecha, de Xumetra. El Girona retomó el encuentro con una mentalidad distinta a la mostrada en la primera mitad, dio un pase al frente y salió buscando la portería de Manu Herrera, aunque meta local no pasaba apuros, ya que su defensa se mostraba muy segura.

En el minuto 49, Etxeita desvió a córner un balón que llevaba camino de la portería ilicitana, tras un centro de Jofre por la izquierda, que cogió a contrapié a la defensa local. En el 56 fue Damián Suárez el que ejecutó una falta directa que Dani Mallo despejó de puños, aunque el rechace fue a pies de Fidel que estrelló el balón en la defensa visitante.

El Elche pareció dar un paso atrás para salir a la contra y coger la espalda a la adelantada defensa del Girona y, en una de esas, en el 61, Coro se fue en velocidad, se plantó ante el portero visitante, pero se dejó el balón atrás y no acertó en el remate. Desde ese momento, ambos equipos protagonizaron un intercambio continuo de golpes, en un terreno de juego cada vez más pesado por la lluvia, lo que colaboraba a que el esfuerzo realizado empezara a pasar factura a los jugadores, sobre todo en los locales.

Los últimos minutos fueron de total dominio visitante y de acoso a la portería ilicitana, que salvaba los muebles por el desacierto y la precipitación gerundense, mientras que el Elche parecía dar por bueno el empate, que le mantiene a nueve puntos del Girona y a ocho del segundo, Alcorcón.