visitas totales

domingo, 24 de marzo de 2013

EL LIDER SIGUE CAMINO A PRIMERA








El Elche, muy superior al Murcia, pudo golear pero no aprovechó sus numerosas ocasiones y se impuso gracias a un tanto en el minuto 6 de Ángel, con el que regresa al camino de la victoria, tras dos derrotas consecutivas.



El conjunto ilicitano, muy ambicioso, arrancó el partido con el acelerador pisado a fondo en busca de la portería rival y, a los seis minutos, Ángel, que había recibido un pase en profundidad de Coro, rompió el fuera de juego se plantó ante Javi Jiménez y le batió por bajo.

El Murcia adelantó líneas, lo que fue aprovechado por los locales para montar rápidos contragolpes y llegar con peligro al portal visitante, aunque los visitantes jugaban lo que les dejaban los ilicitanos, que habían impuesto un ritmo frenético.

Los murcianos equilibraron el juego y llegaron más al área de Manu Herrera, aunque el portero local era un espectador más, ya que los de Onésimo Sánchez no estaban acertados en ataque y no encontraron huecos por los que entrar en la defensa ilicitana.

El Elche, incomprensiblemente, dio un paso atrás y comenzó a especular, aunque a falta de cinco minutos para que concluyese el primer acto, Coro remató cruzado estrellando el balón en la espalda de su compañero Fidel cuando llevaba marchamo de gol.

Los locales retomaron el partido igual que lo arrancaron, con una ocasión para aumentar su ventaja en el electrónico, pero Coro, tras una jugada de Ángel, se encontró con la figura de Javi Jiménez, que atajó el esférico cuando entraba en la portería pimentonera.

Coro, en el minuto 62, no acertó a rematar bajo palos un rechace en corto del portero visitante a tiro de Xumetra, lo que hubiera supuesto el segundo tanto de su equipo y prácticamente sentenciar el partido.

Con todo, la ocasión más clara del partido llegaría a los 64 minutos, cuando tras una espectacular jugada de Coro, que arrancó desde su campo, cedió a Xumetra, que entraba solo, pero éste erró su remate a puerta vacía.

El Murcia se las veía y deseaba para capear el vendaval ilicitano, que se mostraba muy superior a su rival y demostraba en cada acción su condición de líder indiscutible de la categoría, aunque le marcador no sufrió variación alguna hasta el final.