visitas totales

sábado, 30 de noviembre de 2013

DERROTA CON HONOR






El Atlético de Madrid se ha llevado los puntos del Martínez Valero ante un Elche que, por lo que hizo sobre todo en la primera parte, mereció mejor suerte y que cedió ante la mayor efectividad de los de Simeone.

El partido arrancó con mucha intensidad por parte de ambos equipos, aunque era el conjunto madrileño el que llevaba la iniciativa, sobre todo su línea de creación, y en el primer saque de esquina pudo marcar por medio de Gabi, en el minuto 10, pero su remate lo atajó Manu Herrera en la misma raya de gol.

La primera ocasión de gol local la tuvo Ferrán Corominas 'Coro', que desde la frontal del área remató ajustado al poste derecho de Courtois en el minuto 18.

Cumplida la primera mitad del arranque se nivelaron las fuerzas, aunque en ocasiones puntuales, quedaba evidente la superioridad del conjunto madrileño, mientras que el Elche se aproximaba a la portería visitante con más frecuencia y peligro.

El Atlético de Madrid dio un paso atrás, no presionaban tan arriba, cedieron terreno a los ilicitanos y trataban de salir al contragolpe, aunque los locales estaban muy bien puestos en el campo y no dejaban espacios al rival. El partido era de ida y vuelta y, por momentos, se rompía.

Los de Simeone retomaron el partido con los mismos planteamientos con que lo iniciaron, mandando en el centro del campo y arrinconando a los de Escribá en su parcela.

El Elche tenía que multiplicarse ante las acometidas muy peligrosas del Atlético de Madrid, que buscaba por todos los medios la portería contraria para decantar el partido de su lado, pero los locales se mostraban muy serios con ayudas continuas, sobre todo por parte de Fidel y Carles Gil, que en el 60, largó un zapatazo al que respondió Courtois mandando a córner con muchos apuros.

Koke, en el 62 y tras un rechace en corto de Manu Herrera, puso por delante al Atlético de Madrid rematando un balón suelto casi en la raya de gol. Los locales protestaron una posible falta a Lombán en el tanto visitante.

Diego Costa, en el 72, haría el segundo para su equipo fusilando a Manu Herrera de tiro cruzado tras un gran pase de Adrián, dejando sentenciado el partido, aunque los ilicitanos nunca se entregaron y buscaron acortar distancias en el electrónico.

0 - Elche: Manu Herrera, Damián, Lombán, Botía, Albacar, Carles Gil, Carlos Sánchez (Javi Márquez, m.75), Rubén Pérez, Fidel (Aarón, m.65), Coro y Boakye (Cristian Herrera, m.71).

2 - Atlético de Madrid: Courtois, Juanfran, Miranda, Godin, Filipe Luis, Koke, Gabi, Tiago, Arda (Adrián, m.69), Villa (Raúl García, m.61) y Diego Costa.

Goles: 0-1, m.62: Koke. 0-2, m.72: Diego Costa.

Árbitro: Delgado Ferreira (Comité vasco). Amonestó a los locales Botía y Damián Suárez y a los visitantes Tiago, Villa, Filipe Luis y Koke.

Incidencias: Partido correspondiente a la décimo quinta jornada de la Liga, disputado en el Martínez Valero ante 29.115 espectadores. Terreno de juego en buenas condiciones. En los prolegómenos se homenajeó al ex portero de ambos equipos Manuel Pazos y se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento del ex jugador del Elche y Barcelona, Cayetano Ré.

domingo, 24 de noviembre de 2013

DEBUT SOÑADO DE CRISTIAN




El Elche se llevó un derbi que enloqueció en la segunda mitad. La apuesta le salió a Escribá perfecta pese a que el Valencia cuajó una de las mejores primeras partes del curso. No sentenció y el Elche, con dos zarpazos de Fidel y Cristian, le dio un golpe que le vuelve a introducir de lleno en la crisis de la que intentaba escapar.

El Valencia creía viajar a Elche con un tanto ya en la red. Sin Carles Gil, el Elche es un equipo mucho más plano. Por eso, Fran Escribá planteó un partido intentando ganar el centro del campo y salir a la contra con Fidel, Boakye y Stevanovic. Menos toque y más fútbol directo. Vamos, más o menos igual que ha planteado muchos partidos a domicilio y que tan buen resultado le ha dado. Contra un equipo que le estaba costando crear como el Valencia no parecía mala idea.

Pero, el equipo de Djukic salió enchufado esta vez y dominó el primer tiempo de cabo a rabo. Fue un auténtico milagro que los ché no se fueran ganando por varios goles al descanso. Tuvo cuatro ocasiones claras, dos de ellas que no entraron de manera inverosímil. La que falló Ricardo Costa es candidata a salir en los vídeos de errores garrafales en Nochevieja. Tras peinar Jonas un córner, el balón le quedó botando a medio metro de la línea de gol. La mandó al larguero. Enseguida Fede cruzó demasiado un mano a mano con Manu Herrera. Y poco después, Damián sacó bajo palos un cabezazo de Jonas. Aún tuvo otra Pabón que detuvo Manu en dos tiempos. Del Elche nada se sabía hasta que Rivera, al filo del descanso, mandó un pase entre los centrales blanquinegros y Fidel remató mal ante Alves.

Tras el descanso, el panorama no cambió de entrada. Javi Fuego tuvo la enésima ocasión ché en un cabezazo que se marchó fuera. Y esa jugada agitó el duelo. El Elche se estiró con no demasiada convicción. Pero en una de esas, el balón le cayó en el guante de Albacar, que la puso en la cabeza de Fidel. Y éste, en un escorzo, la cruzó a la red de cabeza. Djukic no se lo creía. Habían tenido cinco claras.

La maldición ché, combinada con un gran Manu Herrera, parecía no tener fin. Jonas se encontró con Manu y el remate de Pabón lo sacó Botía bajo palos. Djukic introdujo gente con la cabeza fresca. Y Bernat respondió. Gran centro de Barragán, voleón que vuelve a detener un gigantesco Manu y remate a la red. La lógica parecía imponerse. Pero no en este derbi.

Escribá se sacó el as del canterano Cristian Herrera. Y este tapó la boca a los que dicen que de Segunda B a Primera hay mucha distancia. Tocó dos. Un zurdazo fuera que lamió el poste de Alves. Y otro que batió al brasileño, con un tiro cruzado, tras un pase genial de Coro. El Valencia ya no se levantó de la lona.

domingo, 10 de noviembre de 2013

BOAKYE DA OTRO PUNTO





Boakye y su inspiración divina dieron ayer al Elche un punto en el Coliseum Alfonso Pérez. Su gol sirvió para lograr un empate en tierras madrileñas y para poner firme a un Getafe que se adelantó en el marcador gracias a una diana de Pedro León.
Aarón se fue de su marcador, Varela, y colocó un centro con rosca en el área, que remató de cabeza con suavidad al fondo de la red el ghanés. Una diana muy semejante a la que dibujó en el Martínez Valero ante el Real Madrid, aunque en aquella ocasión el servicio fue de Fidel. El delantero africano cruzó el balón de manera magistral y Moyá sólo lo pudo acompañar con la vista.
Boakye se puso firme, al más puro estilo del «pistolero» Nicky Bille, aunque sin revolver, y esperó a que sus compañeros llegaran para celebrarlo. El primero en abrazarle fue su socio Aarón. Escribá le había dado la oportunidad de jugar de titular y el futbolista cedido por la Juventus no quiso contradecir a su técnico y le pagó con un gol su confianza.
Quien no estuvo a la altura del partido fue el árbitro Teixeira Vitienes. El cántabro se «comió» dos penaltis muy claros en el área franjiverde. Lisandro tocó en dos ocasiones el balón con la mano y el colegiado las pasó por alto. En el descanso, alguien le debió indicar al señor de negro que no había pitado dos penas máximas y se mostró político con el Elche en la reanudación. Incluso, perdonó una segunda cartulina amarilla a Cisma, que hubiera significado su expulsión. La estúpida regla de la compensación llevó al árbitro a no dejar a nadie contento.
El Getafe sacó petroleo de un error de la zaga franjiverde para adelantarse en el marcador. Diego Castró abrió sobre Pedro León, el exmadridista ganó la espalda a Domingo Cisma, y con el balón en los pies hizo un recorte al lateral franjiverde, encontró hueco, y de potente zurdazo batió a Manu Herrera. Además, Carlos Sánchez resbaló y no llegó a la ayuda y el futbolista murciano lo tuvo muy sencillo para adelantar a los suyos en el marcador.
Un regaló que marcó el devenir de la primera parte. A partir de ese instante el partido cayó en un sinsentido difícil de digerir. El Getafe no quería correr riesgos y trataba de cerrar todos los huecos de mitad de campo para atrás, mientras que el Elche se mostraba romo a la hora de llegar al área de Moyá.
Rubén Pérez trataba de asumir galones de mando, Damián Suárez de romper por su banda, pero los franjiverde eran demasiado previsibles para hacer daño a un rival compacto y sin apenas fisuras. Tan sólo, a la salida de un córner, una mano de Lisandro dentro del área, la pasó por alto el cántabro Teixeira Vitienes, de la misma forma que lo había hecho en el minuto diez tras un disparo de Botía que despejó a lo portero de balonmano el central azulón.
Fran Escribá repitió inicialmente con el «trivote», igual que hizo ante el Real Madrid, formado por Carlos Sánchez, Rubén Pérez y Javi Márquez. De todas formas, sobre el campo, el equipo diseño un claro 4-1-4-1, con el colombiano por delante de los centrales y Rubén más libre para ser el dueño de la sala de máquinas franjiverde. Fidel se quedó en el banco y Boakye salió en punta en lugar del lesionado Manu del Moral. Coro, al igual que ante el Villarreal, comenzó el partido sentado al lado del preparador valenciano.
Al equipo ilicitano le costó interpretar el cambio de sistema. Saltó al campo demasiado desenchufado y excesivamente preocupado en no dar concesiones al juego entre líneas de su rival. Daba la impresión de que el equipo buscaba el resultado por encima de todo, después del borrón realizado ante el Villarreal.
Poco a poco, el Elche fue intentando más cosas, el árbitro no pitó un claro penalti de Lisandro, tras despejar con la mano un balón que había impulsado dentro del área Botía. Pero, en un error en la marca, Pedro León adelantó a los suyos. El muleño no es Zidane, ni Maradona, como dijo en su día su entonces entrenador en el Real Madrid José Mourinho, pero tiene calidad para llevar el balón dentro de la portería si se le dan ventajas como las que le ofreció ayer Cisma en dicha jugada.
Con el 0-1 en el marcador, el Getafe cerró líneas y confió que en una contra iba a sentenciar el duelo. Por contra, el Elche siguió fiel a su orden, una virtud que muy pocas veces pierde el conjunto de Escribá, pero a la hora de llegar al área de Moyá mostró muy pocas cosas.
Tras el descanso, el Elche, pareció dar un paso adelante en su intento de igualar la contienda. Carles Gil y, sobre todo, Damián Suárez y Aarón, trataban de provocar algún boquete en la barca rival, pero en muy pocas ocasiones lograban conectar con Boakye, demasiado solo adelante. Carlos Sánchez apenas aportaba nada en el plano ofensivo, Javi Márquez tan sólo ofreció un par de disparos sin rasmia, que no inquietaron a Moyá, mientras que Rubén Pérez se iba diluyendo en su intento de capitanear al equipo en la medular.
En esos momentos de zozobra, una jugada individual de Aarón, que sentó a Varela y colocó un balón en la cabeza de Boakye para que el ghanés empatara, obró el milagro.
Con las tablas en el marcador el Elche pareció ir a por el partido, aunque fue Manu Herrera el que tuvo que esforzarse para abortar un zurdazo de Sarabia que parecía irse dentro. Aunque, a continuación, Aarón tuvo en sus botas el gol del triunfo, tras una gran jugada, pero su disparo fue respondido por una parada espectacular del meta del equipo madrileño.
Fran Escribá puso en el campo a dos extremos, como Fidel y Stevanovic, para tratar de matar a su rival en alguna contra, pensando que se iba a volcar en el área de Manu en busca del triunfo.
Pero una cosa es la pizarra y otra el pasto. Y sobre el césped, la ambición de ambos equipos fue decreciendo a medida que el partido iba tocando a su fin. El Getafe lo intentó más como fuegos de artificio, sin mucha convicción y colocando siempre muchos jugadores por detrás del balón, para no perder el punto que tenía en el bolsillo, mientras que el fantasma del último minuto del partido ante el Villarreal apareció en los franjiverde, que dieron como bueno el empate.
Al final, justo reparto de puntos en un partido muy táctico en el que los dos conjuntos sabían a la perfección como jugaba el rival e interpretaron a la perfección que el que menos fallara iba a tener premio. Como sólo lo hicieron una vez cada uno, se repartieron el botín, aunque también es cierto que el árbitro pasó por alto dos penaltis que pudieron cambiar el rumbo del duelo del lado del Elche. En esta ocasión el árbitro no estuvo bien con los ilicitanos y favoreció al rival.

FUENTE : diarioinformacion

martes, 5 de noviembre de 2013

CRUEL FINAL ANTE EL VILLARREAL




El Elche perdió el punto que tenía en el bolsillo, en el minuto 89, cuando Hernán Pérez se fue de Damián Suárez por la banda izquierda y su centro llegó a Pereira, que en semifallo, dejó la pelota para que Uche la empujara dentro de la portería de un Manu Herrera que había sido el principal artífice, sobre todo en el segunda mitad, de que el equipo ilicitano llegara al final del partido con opciones de puntuar.

Se perdió de una manera cruel, ante un Villarreal que dominó hasta el minuto 70 y, cuando se supo salir de ese dominio, en un contragolpe te pillan y te quedas sin el premio al esfuerzo que se mereció la escuadra franjiverde tras su trabajo a lo largo de los 90 minutos de juego.

Sentó muy mal recibir ese gol al borde del final, sobre todo tras unos minutos finales en los que el Elche tuvo en la bota de Botía el gol de triunfo, pero haciendo un balance general del partido el Villarreal se mostró muy superior, aunque también es cierto que su tanto de la victoria llegó cuando ya prácticamente no se lo esperaba y después del esfuerzo realizado ya se conformaba con el empate. Una jugada individual de Hernán Pérez decidió y el Elche se quedó sin el punto que ya arañaba por un error en defensa y un exceso de ambición en buscar el triunfo.

El Elche tuvo la virtud en la primera parte de llegar vivo al descanso y eso ya fue un milagro dada la superioridad del rival y la poca llegada franjiverde al área de Asenjo a pesar de que la mejor ocasión de esos 45 minutos la dispuso en su cabeza Manu del Moral. En la única oportunidad que Carles Gil tuvo el balón con posibilidades de hacer daño sacó un preciso pase al centro del área y el mediapunta jienense remató al larguero.

El Villarreal contó con el dominio del esférico, controló el centro del campo y el trío formado por Cani, Trigueros y Bruno lograron desactivar al equipo ilicitano que se quedó partido en dos y sin que la gente de adelante tuviera posibilidad de desequilibrar. Carles Gil apenas entraba en juego y en un par de ocasiones Fidel logró desbordar por banda izquierda pero sin llegar a incordiar al meta del conjunto amarillo. El doble pivote formado por Rubén Pérez y Carlos Sánchez estaba demasiado metido atrás y la salida hacia el área rival prácticamente era una quimera. No tenía la posesión del balón y tampoco control.

Además, cada vez que el balón llegaba a Giovani parecía que podía suceder algo. Al menos, en la zona de atrás, se mantuvo el orden y a pesar de que daba la sensación de que el equipo castellonense era un torbellino, en los últimos metros tanto Botía como Lombán, además de los laterales Damián y Cisma, eran capaces de frenar todas esas acometidas. El portero Manu Herrera nunca tuvo un trabajo extra.

Desde el principio se pudo ver que los pupilos de Marcelino trataban de ser los propietarios de balón y con desparpajo se lanzaron hacia el área rival. Mientras, el Elche trataba de mantener el orden y que la distribución del balón de su rival no los mareara más de la cuenta a la espera de encontrar algún hueco en el que hacer daño.

Todo ello hubiera tenido la recompensa esperada si Manu del Moral hubiera metido el balón dentro de la portería de Asenjo, o que Fidel, en el 28, hubiera aprovechado un error defensivo para marcar, pero no controló bien.

La segunda parte comenzó con la lesión muscular del mejicano Giovani y enseguida se vio que el Elche metía una marcha en su intensidad. Pero el Villarreal no cesó en su empeño y Manu Herrera salvó en dos ocasiones, a remates de Mario y Bruno, que el submarino castellonense se adelantara en el marcador.

Poco a poco, el Elche fue saliendo de su caverna futbolística, vio que el Villarreal parecía faltarle el resuello después de poner tanto en el envite, e intentó llevar el fútbol a su parcela. Los cambios de Fran Escribá fueron encaminados a intentar hacer daño en alguna contra al rival y pudo conseguir el fruto apetecido, en el minuto 86, cuando Botía estrelló un balón en la madera tras un remate de cabeza en el segundo palo.

Parecía que el partido estaba más del lado franjiverde, pero mientras el Villarreal tuvo claro que cuando no puedes ganar un partido es mejor no perderlo, el Elche cayó en el error de ir a por todo y en una contra se quedó sin nada. Afirman que el que no arriesga no gana, pero también es cierto que los cementerios están llenos de valientes. El Elche fue el que todos conocemos en los últimos 20 minutos y justo en ese tiempo es cuando perdió el partido.

El equipo ilicitano cometió un error grave y lo pagó caro. Minutos antes Cisma no se cortó a la hora de hacer una falta que le costó una tarjeta. Damián no hizo lo mismo, dejó que se fuera a Hernán Pérez y el Elche se quedó sin un punto que ya saboreaba en el paladar. Pasó lo mismo ante el Real Madrid, aunque en aquella ocasión erró un árbitro llamado Muñiz Fernández.

Debut de Pelegrín
En el minuto 65, Sergio Pelegrín salió al campo en lugar de Lombán, que tuvo que abandonar el campo lesionado. Sufre una pequeña rotura en el sóleo y será baja el próximo sábado ante el Getafe.

El central catalán Pelegrín debutaba de estos momentos en Primera División después de meses lesionado. Al final encontró el premio a su gran trabajo en la sombra, no tuvo problemas en defensa, aunque se quedó con un mal sabor de boca al ver que el Villarreal se llevaba los tres puntos al borde del pitido final. En el Coliseum Alfonso Muñoz de Getafe tendrá la oportunidad de salir en el once inicial.

sábado, 2 de noviembre de 2013

EL ELCHE SUPERA AL HERCULES



El punto logrado en Bilbao por el Elche ante el Athletic Club ha servido para que los franjiverde superen en la clasificación histórica de Primera División al Hércules de Alicante. Igualados a 538 puntos, el Elche gana por duelo directo y diferencia de goles a la escuadra blanquiazul.
Además, a partir de ahora, la escuadra franjiverde va a tener la oportunidad de abrir brecha en dicho ranking sobre el eterno rival a medida que vaya sumando puntos en la máxima categoría del fútbol español.
El Elche se encuentra en estos momentos en el puesto 25, con los citados 538 puntos. En Primera División la entidad ilicitana ha disputado 613 partidos, bastantes más que algunos rivales que tiene por delante, pero que sumaron sus puntos de tres en tres, según la última reglamentación establecida en el fútbol nacional, mientras el Elche, que llevaba 25 años sin competir en la máxima categoría, militó cuando las victorias se contabilizaban con dos puntos.
Encabeza dicha clasificación histórica de la Liga BBVA el Real Madrid con 4.048 puntos. Por detrás de él se encuentran FC Barcelona (3.931), Valencia (3.183), Atlético de Madrid (3.138), Athletic (3.138), Espanyol (2.617), Sevilla (2.569), Real Sociedad (2.370), Real Zaragoza (2.109), Betis (1.785), Deportivo de La Coruña (1.701), Celta (1.593), Real Valladolid (1.446), Racing de Santander (1.416), Sporting (1.319), Osasuna (1.297), Oviedo (1.174), Mallorca (1.148), Las Palmas (937), Villarreal (740), Málaga CF (592), Granada (543), CD Málaga (543), Rayo Vallecano (541) y Elche y Hércules (538). Por detrás de los dos equipos más representativos de la provincia se encuentran hasta llegar al puesto cuarenta, Tenerife (510), Getafe (457), Real Murcia (445), UD Salamanca (377), Alavés (366), Sabadell (353), Cádiz (341), Levante (316), Logroñés (293), Castellón (285), Albacete (257), Córdoba (210), Compostela (190) y Recreativo de Huelva (188).

FUENTE: diario informacion

viernes, 1 de noviembre de 2013

PUNTAZO EN SAN MAMES



A buen seguro que los Miguel Recio, Chema, Bellido, Robi, Andone, Guina, Crespín, José Ramón y Gomis, que jugaron el 9 de junio de 1991 en el desaparecido San Mamés ante aquel Athletic Club B-Elche, que terminó con un 3-0 que enviaba a los franjiverde a Segunda División B, se sacaron ayer una espina que tenían clavada muy dentro desde hace muchos años. Ver a este Elche en el coliseo rojiblanco en Primera División ya es una bendición de los dioses. Pero, si además, logras un meritorio empate a dos goles como el de ayer, tras una primera parte excepcional, pues es para pellizcarse y darse cuenta que este Elche no es un sueño de una noche de Halloween, sino el reflejo del trabajo bien hecho. Una auténtica pesadilla para sus rivales, se llamen Athletic o Real Madrid, con gran pedigrí en la categoría.
Fran Escribá introdujo tres cambios en el once inicial que puso en liza ayer por la noche en el Nuevo San Mamés. Cisma regresó, tras cumplir su partido de sanción ante el Granada, por Mantecón en el lateral derecho; Carlos Sánchez acompañó en el doble pivote a Rubén Pérez, dejando en el banquillo a Javi Márquez; y Aarón Ñíguez salió en lugar de Manu del Moral.
El técnico franjiverde buscó fuerza en la medular con el colombiano, quien junto a un hombre de recorrido como Rubén Pérez. Gran presión franjiverde en todo el campo, con Aarón y Fidel como primeros guerreros en un Elche solidario en el que nadie se escaquea. Va en el ADN de este grupo de futbolistas que cuando no tienen el balón trata de recuperarlo enseguida, y cuando está en sus pies hacen mucho daño al rival con la velocidad endiablada de sus mediaspuntas y la calidad de Carles Gil. Espectacular el valenciano con sus cambios de ritmo y bicicletas al más puro estilo Ronaldinho. Menudo escenario para mostrar todo su potencial. O espabila el Valencia o le pasa lo de Isco. Al tiempo.
El primer tiempo franjiverde resultó para enmarcar en un escenario en el que respira fútbol por todos los costados. La mejor del Elche esta temporada. Lombán, adelantó a losilicitanos, en el minuto 9, Fidel estrelló un balón en la crucete, en el 11; y al borde del descanso, Aarón tuvo un gol en sus botas, pero, en última instancia, el meta local Herrerín abortaba lo que parecía el 0-2.
El Elche comenzó a un buen ritmo desde el primer minuto de juego. Un centro pasado de Fidel no encontró rematador. Era de nuevo el equipo ilicitano, en el seis, el que se acercaba al área rojiblanca. Una falta botada por Damián la detuvo sin muchos apuros el Iago Herrerín. Y a la tercera, minuto 9, a la salida de un córner, Lombán sorprendió a la defensa bilbaína y, de cabeza, inauguró el marcador al más puro libro de estilo del Athletic Club. Damián Suárez fue el encargado de poner el esférico desde la esquina.
Dos minutos más tarde, el 0-2 estuvo en la bota Fidel, pero el disparo desde fuera del área del onubense lo repelió la escuadra cuando el meta vasco y todo el estadio pensaba que se iba dentro.
El Athletic estaba tocado, pero a la salida de un córner, minuto 18, un remate de cabeza de Laporte se fue arriba. Era la primera señal de vida de un conjunto vasco demasiado plano a la hora de irse sobre el área de Manu Herrera.
En el 25, el otro central franjiverde, Botía, tras la ejecución de una falta botada por Damián, remataba de cabeza a las manos de Herrerín.
En una contra, en el 34, Aarón se presentó en el área vasca, pero su disparo lo detenía sin apenas dificultades Iago Herrerín.
El Elche conseguía tener el partido de acuerdo a su guión, aunque en el minuto 37, una semivolea de Toquero hacía despertar a San Mamés. Manu Herrera, muy bien colocado, detuvo la pelota sin problemas.
De nuevo Aarón, tras una gran combinación con Fidel, se encontró con un balón de gol dentro del área, pero su tiro cruzado lo despejó de nuevo el portero vizcaíno. Una gran ocasión para haber sentenciado el duelo.
El Athletic Club salió la segunda parte intentando meter una marcha más y en el primer minuto Muniain perdonó dentro del área. Su disparo se iba a las nubes con toda la portería para él.
Pero, en la siguiente jugada, Aarón, de tiro cruzado con el pie izquierdo hizo el segundo. Se lo merecía por su pundonor y trabajo constante, que no venía siendo correspondido cuando pisaba el área rival. Fidel inició la jugada, Carles Gil luchó el balón con los defensas rojiblancos y Aarón muy atento lo mandó para adentro.
Pero el 0-2 duró un suspiro. Susaeta recogió un balón en el segundo palo, en el 54, y lo metió dentro de la portería. Con el gol rojiblanco San Mamés comenzó a rugir de verdad. Impresionante.
Tocaba zafarrancho de combate. El Elche trataba de frenar el empuje rival pero, poco a poco, iban metiéndose más en su campo. Toquero pudo hacer el empate en el 58, pero la igualada llegó en el 69. Un recién salido al campo Aduriz envió al fondo de la red el balón tras un saque de esquina.
Con el empate, el Athletic pareció bajar un poco el pistón, aunque el balón seguía en su propiedad.
El Elche pareció recuperar el aliento y Coro pudo hacer el 2-3 en una indecisión local, pero Herrerín estuvo muy atento y tapó pronto el hueco. En un par de contras los ilicitanos erraron el último que los hubiera dejado solos delante del cancerbero rival. Si bien es cierto que Toquero, en el 84, desaprovechó una clara ocasión de marcar.
El partido fue perdiendo fuelle, ambos equipos dieron por bueno el empate y el reparto de puntos dejó a todos contentos. Un tiempo para cada equipo.

FUENTE:diario informacion